martes, 14 de junio de 2011

Paradise


                Despiertas cada día sin saber que pasará, si una mirada te cambiará la vida, si encontrarás a una persona especial, si conocerás un lugar donde sentirte seguro o si simplemente será como cada día, la rutina de la que tanto cuesta despegarse.

                Y cada segundo de tu vida es un segundo que no volverá, y el tiempo pasa, quizás demasiado rápido, abriendo puertas que marcan tu destino.

Tomar la decisión adecuada es complicado, no siempre lo que guía tu corazón es lo correcto, lo lógico o lo más acertado e incluso a veces es simplemente imposible. ¿Cuánto tiempo puedes esperar lo imposible? ¿Cuánto tiempo puedes soportar el dolor disfrazado entre la esperanza?
Haz que tu sueño nunca acabe, haz de tu vida un sueño y de tu sueño tu camino.


Y es que hay una pequeña diferencia entre vivir lo que sientes y sentir lo que vives.